sábado , 27 noviembre 2021
Home » Periodismo de Investigación » Policías de EE UU mataron a 30,800 personas entre 1980 y 2018. Más de la mitad de los homicidios fueron omitidos

Policías de EE UU mataron a 30,800 personas entre 1980 y 2018. Más de la mitad de los homicidios fueron omitidos

Al menos 30 mil 800 personas murieron a causa de violencia policial entre 1980 y 2018, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington y publicado por la revista médica británica The Lancet.

Significa que oficiales de policía causaron la muerte de dos personas al día en promedio al día en 38 años.

El hallazgo más importante es que 55 por ciento de los asesinatos policiales no fueron contabilizados oficialmente por las autoridades y que se enumeraron como otra causa de muerte.

El estudio plantea preguntas sobre los prejuicios de género entre los médicos forenses y resalta la inexistencia de un registro nacional confiable, en lo que considera como una crisis de salud pública en relación a los derechos civiles.

Los académicos compararon la información oficial de la bases de datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales (NVSSS, por sus siglas en inglés), así como las estadísticas de código abierto de tres organizaciones que rastrean los asesinatos cometidos por policías: Fatal Encounters, Mapping Police Violence y The Counted.

El estudio “Fatal police violence by race and state in the USA, 1980–2019: a network meta-regression” fue publicado por la revista británica The Lancelot en su edición de octubre de 2021.

Su autor es el doctor Christopher Murray, director del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

La investigación documenta el asesinato de 30 mil 800 personas.

Sin embargo, el número oficial de personas fallecidas a causa de violencia policial en el mismo periodo fue de 13 mil 700, según los datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales.

De esa manera, los investigadores documentaron que el 55 por ciento de los asesinatos cometidos por policías entre 1980 y 2018 fueron clasificados como otra causa de muerte.

El estudio documentó una marcada brecha racial: los estadounidenses negros tenían 3.5 veces más probabilidades de ser asesinados por la policía que los estadounidenses blancos.

Los investigadores estimaron que la policía mató a unos 20 veces más hombres que mujeres durante las últimas décadas

Los estados con las tasas más altas de asesinatos policiales fueron Oklahoma, Arizona y Alaska, así como el Distrito de Columbia, mientras que los estados con las tasas más bajas fueron Massachusetts, Connecticut y Minnesota, según el estudio.

Cadenas de negligencia y conflictos de interés

El autor explica la inadecuada clasificación de asesinatos policiales de la siguiente manera, por negligencia, falta de preparación de los certificadores y médicos, o por conflictos de interés:

Los médicos generalmente son responsables de completar la sección de causa de muerte del certificado de defunción, pero las leyes estatales requieren que un médico forense o forense lo haga en caso de homicidios o casos en los que exista sospecha de delito o juego sucio, incluida la violencia policial.

Sin embargo, solo algunas ciudades tienen patólogos forenses que actúan como forenses, y en los condados rurales pequeños, el forense puede ser un médico sin formación forense, el sheriff o un funerario.

Los campos de texto de la sección de causa de muerte son llenados por el certificador; Estas respuestas son luego traducidas a códigos de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) por software y nosólogos utilizando las reglas de selección de códigos publicadas por la OMS.

De acuerdo con estas reglas, las muertes debidas a la violencia policial deben clasificarse en los códigos de intervención legal, que se definen como “lesiones infligidas por la policía u otros agentes encargados de hacer cumplir la ley, incluidos los militares en servicio, durante el arresto o el intento de arresto infractores de la ley, represión de disturbios, mantenimiento del orden y otras acciones legales ”.

En los casos de violencia policial, muchos campos de texto contribuyen al proceso de codificación, incluida la cadena causal que indica la secuencia completa de eventos que conducen a la muerte y la forma de la sección de muerte.

Un campo de texto es particularmente crucial: una sección que, en caso de lesión, pide al certificador que “describa cómo ocurrió la lesión”. Si esta sección no menciona que el difunto fue asesinado por la policía, entonces la muerte no se asignará a la intervención legal.

Estudios previos han documentado que el sistema de certificación de defunción regularmente reporta menos muertes debido a la intervención legal.

La subnotificación está relacionada con varios factores, incluido el hecho de que el forense o el médico forense no indiquen la participación de la policía en los campos de texto de la sección de causa de muerte del certificado de defunción o errores en el proceso de asignación de códigos ICD incluso cuando el certificado de defunción muestre participación policial .

Existe evidencia considerable de que la omisión de la participación de la policía en la descripción de cómo ocurrió la lesión es responsable de la clasificación errónea de la violencia policial como homicidios.

Una muerte por violencia policial podría clasificarse erróneamente como otra causa porque el certificador no menciona a la policía en la sección “describa cómo ocurrió la lesión”, o porque el certificado está codificado incorrectamente después del hecho.

La sección «describir cómo ocurrió la lesión» es abierta y no incluye instrucciones explícitas para mencionar la participación de la policía, y un certificador puede carecer del conocimiento o la capacitación para completar el formulario correctamente.

También existen conflictos de intereses sustanciales dentro del sistema de investigación de muertes que podrían desincentivar a los certificadores de indicar la participación de la policía, incluido el hecho de que muchos examinadores médicos y forenses trabajan para los departamentos de policía o están integrados en ellos.

En una encuesta basada en la web de miembros de la Asociación Nacional de Examinadores Médicos en 2011, el 22% de los encuestados informaron haber sido presionados por un funcionario electo o designado para cambiar la causa o forma de muerte en un certificado. Si este subregistro sistemático se está produciendo a nivel mundial, lo que parece probable, entonces el uso de bases de datos de código abierto que denuncien la violencia policial sin los sesgos reflejados en las agencias gubernamentales de informes es una necesidad crucial de salud pública en los EE. UU. Y potencialmente también a nivel mundial.

El estudio publicado en la revista The Lancet puede consultarse dando clic aquí:

Fatal police violence by race and state in the USA, 1980–2019: a network meta-regression

Tal vez te interese...

¿Por qué se ha naturalizado la violencia en Ciudad Juárez? En Downtown Juárez, Howard Campbell expone las causas de su normalización

En Downtown Juárez. Underworlds of Violence & Abuse, publicado por University of Texas Press, Howard …

Powered by themekiller.com