lunes , 6 diciembre 2021
Home » Observatorio de Medios » Andy Coulson, el periodista que espiaba llamadas telefónicas para ganar exclusivas

Andy Coulson, el periodista que espiaba llamadas telefónicas para ganar exclusivas

andy-coulson

El periodista Andy Coulson, exdirector de comunicación del Primer Ministro británico David Cameron, declarado culpable en el caso de las escuchas ilegales practicadas por el tabloide sensacionalista News of the World, fue condenado a 18 meses de prisión. Coulson fue editor de la revista más vendida de Gran Bretaña, la cual obtenía información interviniendo teléfonos de celebridades, políticos y víctimas de crímenes.

Un tribunal de Londres sentenció a Coulson por «conspiración» para interceptar ilegalmente mensajes de voz y llamadas telefónicas.

El dictamen se conoce una semana después de que el jurado declarara culpable a Coulson (y absolviera a Rebekah Brooks, exdirectora de News of the World y mano derecha del magnate de los medios Rupert Murdoch).

Al término de un proceso de ocho meses en el tribunal penal de Old Bailey, en Londres, Coulson fue declarado culpable de conspirar para interceptar teléfonos entre los años 2000 y 2006.

Coulson estuvo al frente del dominical News of the World entre 2003 y 2007, antes de empezar a trabajar para el primer ministro británico David Cameron.

En enero de 2011 renunció a la dirección de comunicaciones de Downing Street a raíz de esta investigación.

El caso salió a la luz por primera vez en 2005 y enseguida se iniciaron las investigaciones. En 2011, cuando se reveló el alcance de las escuchas para obtener exclusivas, la conmoción fue grande y el dueño de News of the World, Murdoch, decidió cerrarlo.

El empresario australiano, dueño de varios medios de comunicación -News Corp, el mayor conglomerado global de medios-, negó cualquier responsabilidad en el caso y se disculpó por el escándalo.

Se estima que hasta 4000 personas fueron espiadas por el tabloide, desde miembros de la realeza a celebridades, así como familiares de víctimas de asesinatos y de soldados muertos en Irak y Afganistán.

Detalles del juicio y las disculpas de Cameron

El exredactor jefe del tabloide británico News of the World, Andy Coulson, fue declarado culpable el martes 24 de junio en el juicio de las escuchas telefónicas a famosos, mientras Rebekah Brooks, que era la mano derecha del magnate Rupert Murdoch, fue absuelta.

El jurado británico emitió los veredictos tras ocho días de deliberaciones y ocho meses de juicio sobre el escándalo que llevó al cierre del semanario en julio de 2011.

Coulson, que tuvo que dimitir como responsable de comunicación del primer ministro David Cameron por el escándalo, se enfrenta a una pena de cárcel tras la condena del tribunal de Old Bailey en Londres.

Sin embargo Rebekah Brooks, que había sido una de las consejeras más notorias del propietario del diario, el magnate Murdoch, fue absuelta de los cargos de conspiración para interceptar llamadas telefónicas y para pagar a funcionarios por informaciones.

La condena de Coulson llevó a Cameron a presentar sus disculpas por haberlo contratado a instancia de su actual ministro de Finanzas, George Osborne, estrella del gabinete.

“Siento sinceramente haberle contratado. Fue una decisión equivocada y lo digo claramente”, dijo Cameron en un comunicado.

En total, cinco de los siete acusados fueron absueltos -incluyendo a Rebekah y su marido, Charlie Brooks- y uno fue declarado culpable, Coulson. El otro, el editor de temas monárquicos, Clive Goodman, está pendiente, al igual que Coulson, que el jurado se pronuncie sobre los otros cargos.

El juicio en sí tuvo su propia dosis de escándalo, ya que se supo que los dos principales acusados, Brooks y Coulson, mantenían una aventura extraconyugal cuando trabajaban en el periódico.

Los detalles de la aventura -incluyendo las cartas de amor- fueron generosamente dados a conocer por la fiscalía.

Goodman, que fue editor de temas reales en el semanario, explicó que la princesa Diana de Gales le dio los números de teléfono privados de los miembros de la Casa Real porque “buscaba un aliado para atacar” al príncipe heredero Carlos tras su divorcio.

También se mostraron unos mensajes comprometedores en que el exprimer ministro británico laborista Tony Blair ofrecía asesoramiento a Brooks en este caso.

Tal fue la cobertura mediática del caso, que el juez John Saunders instó a los miembros del jurado a “actuar de acuerdo al juramento” que prestaron y olvidarse de lo demás.

“Tienen que pronunciar veredictos veraces de acuerdo a las pruebas. Las pruebas que han oído en el juicio. Eliminen de su mente cualquier cosa que hayan oído fuera del juicio”, aconsejó.

¿A quién espiaban?

News of the World fue en su momento la revista más vendida de Gran Bretaña, con más de 2.5 millones de ejemplares semanales, gracias en gran parte a sus exclusivas sobre la vida privada de los famosos y sobre sucesos truculentos.

Presuntamente, muchas de esas exclusivas se conseguían accediendo ilegalmente a las conversaciones telefónicas privadas de sus protagonistas.

Murdoch cerró News of the World el 10 de julio de 2011 después de 168 años en circulación, cuando su situación se volvió insostenible a medida que se revelaban sus métodos.

Las víctimas de los pinchazos telefónicos eran príncipalmente celebridades, de políticos a deportistas, artistas y miembros de la familia real, pero también personas ordinarias que por algún motivo habían saltado a las páginas de los diarios.

Por ejemplo, la niña de 13 años Milly Dowler, desaparecida en 2002 y quien finalmente fue hallada asesinada.

El diario pinchó el teléfono y llegó a borrar mensajes para hacer espacio en la memoria, haciendo creer a los investigadores que la niña estaba viva.

El entorno de Paul McCartney, el actor Daniel Craig (James Bond), las modelos Kate Moss, Sienna Miller y Elle MacPherson, la duquesa de Cambridge Kate Middleton, y su marido, el príncipe Guillermo, fueron algunos de los blancos de las escuchas.

Con información de AP y AFP

 

Tal vez te interese...

La defensa contra la desinformación

Francia admitió que difunde mentiras para combatir la desinformación en las redes. “Otras democracias también deberían reconocerlo”, según The Washington Post. El periódico advierte sobre los riesgos de “luchar contra las falsedades con falsedades” y que los usuarios confíen aún menos en lo que leen.

Powered by themekiller.com