sábado , 16 octubre 2021
Home » Observatorio de Medios » Proceso culpa a la Policía Federal y al Ejército del ataque a normalistas; exonera al crimen organizado y a los Abarca

Proceso culpa a la Policía Federal y al Ejército del ataque a normalistas; exonera al crimen organizado y a los Abarca

proceso-1989

Según Proceso, es falsa la versión de que la noche del 26 de septiembre de 2014 policías de Iguala y Cocula, obedeciendo órdenes del alcalde José Luis Abarca, atacaron a los normalistas de Ayotzinapa, mataron a tres y a otros 43 se los entregaron a integrantes de Guerreros Unidos, grupo criminal que los asesinó e incineró. “El ataque fue orquestado y ejecutado por la Policía Federal, con la complicidad o franca colaboración del Ejército”, se afirma en la revista, de acuerdo con “una investigación periodística, basada en documentos, audiovideos y testimonios, cuenta otra historia”.

El texto principal de la edición 1989 de Proceso, fechada el 14 de diciembre de 2014, es firmado por Anabel Hernández y Steve Fisher, bajo el título “La historia no oficial”.

En los primeros tres párrafos se lee lo siguiente:

Fuerzas federales participaron en el ataque contra los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa la noche del pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, durante el cual murieron tres normalistas y 43 fueron desaparecidos en una sucesión de hechos conocida en tiempo real por el gobierno federal.

Un trabajo realizado con el apoyo del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley con base en testimonios, audiovideos, informes inéditos y declaraciones judiciales muestra que la Policía Federal (PF) participó activa y directamente en el atentado.

Aún más, de acuerdo con la información obtenida por Proceso en la Normal de Ayotzinapa, el ataque y desaparición de los estudiantes fue dirigido específicamente a la estructura ideológica y de gobierno de la institución, pues de los 43 desaparecidos uno formaba parte del Comité de Lucha Estudiantil, máximo órgano de gobierno de la escuela, y 10 eran “activistas políticos en formación” del Comité de Orientación Política e Ideológica (COPI).

El texto de Proceso ha sido cuestionado en distintos espacios por la evidente falta de rigor periodístico aplicado en su elaboración. La presentación en portada, los titulares y sumarios son contundentes, pero el contenido no documenta las afirmaciones que señalan una participación de la Policía Federal y el Ejército.

Gil Gámes, en El Financiero, publicó una de las críticas más severas al texto, bajo el título “Vuela, vuela”:

“La historia no oficial” de esta trama realizada con el apoyo del programa de periodismo de la Universidad de California en Berkeley, afirma a pie juntillas que “el ataque y la desaparición de los estudiantes fue dirigido específicamente a la estructura ideológica y de gobierno de la institución, pues de los 43 desparecidos, uno formaba parte del Comité de Lucha Estudiantil y 10 eran activistas políticos en formación en el Comité de Orientación Política e Ideológica”. Leyó usted bien: el asesinato de tres normalistas y la desaparición de 43 de ellos fue un ataque a la ideología y gobierno de la normal. Un ataque que según sus investigaciones provino de la Policía Federal y del Ejército. Señores de la Universidad de Berkeley, California, vuelvan a clases y aprendan no tanto la lucha civil como las reglas elementales del periodismo. Oh, sí.

Para demostrar que fuerzas federales participaron en el ataque contra los estudiantes de Ayotzinapa, Anabel Hernández ha echado mano de testimonios inéditos, documentos, testigos sin nombre, fuentes secretísimas y un video en el cual no se ve nada de nada. De verdad, si usted entra a YouTube y ve el video multicitado de Proceso como prueba de la maldad del gobierno, usted no verá nada, como si cerrara los ojos y dijera: ahí está el ataque del gobierno, lo veo con la claridad del periodismo de Anabel.

Los reporteros, qué dice Gil reporteros, los investigadores, qué dice Gil los investigadores, los detectives Hernández y Fisher afirman que “el gobierno de Peña Nieto ha ocultado la información que tiene acerca de la participación de la PF y del Ejército en los acontecimientos”.

Los Abarca, inocentes

A Gil no deja de parecerle una ironía de las grandes que mientras los editores de Proceso buscan nuevos culpables en la niebla, su revista se convierta en la única publicación del mundo que ha exonerado al alcalde Abarca y a su esposa del crimen de los muertos de Iguala y de los desaparecidos de Ayotzinapa. Como lo oyen. Como dicen los jóvenes en el antro: está caón, wey.

Tal vez te interese...

Sin verificar datos, El Universal y La Jornada golpean a Javier Corral en sus portadas. “Es una campaña de difamación”, responde

De manera inusual, El Universal y La Jornada de la CDMX ofrecen un tratamiento informativo y editorial negativo a Javier Corral, en los encabezados principales de sus ediciones impresas. Ningún periódico verificó las declaraciones de las fuentes que citan en sus textos, ni las contrastó con los personajes involucrados.

Powered by themekiller.com