miércoles , 21 febrero 2018
Home » El País de en Medio » Estados Unidos invade 84 mil hectáreas que le pertenecen a México: Patricio Martínez

Estados Unidos invade 84 mil hectáreas que le pertenecen a México: Patricio Martínez

frontera

Estados Unidos se encuentra en posesión de 84 mil 757 hectáreas que le corresponden a México, según los tratados internacionales firmados por ambos países en el siglo XIX, por lo que debe aplicarse una estrategia jurídica para reclamarlas por la vía diplomática, dijo el senador Patricio Martínez García.

La situación, ocasionada por errores en la fijación de puntos, señales y monumentos, “representa para nuestra patria una pérdida física territorial” que incluye una afectación de 8 mil 345 hectáreas para el estado de Chihuahua, indicó.

El tema cobra relevancia ante la amenaza del presidente electo Donald Trump de construir un muro fronterizo, lo que podría realizarse en linderos que no corresponden, señaló.

En consecuencia, Martínez García propuso crear una comisión especial que analice y provea los elementos jurídicos, técnicos y económicos para que se definan y comprueben los límites territoriales entre México y los Estados Unidos de Norteamérica “con precisión topográfica, satelital y documental”.

También solicitó que, con las conclusiones del estudio, “se acuerden y establezcan la estrategias jurídica y legislativa que permitan hacer valer el derecho de la Nación sobre los territorios que le correspondan y se proceda por la vía diplomática y ante las instancias idóneas, en debida coordinación y acción conjunta con el Poder Ejecutivo Federal”.

“Las consecuencias de los errores e imprecisiones que se cometieron en la ubicación geométrica de algunos vértices, que definen el trazo de las líneas geodésicas, que conforman la delimitación terrestre entre las dos naciones para el espacio entre el Río Bravo y el Río Colorado, originaron la referida merma inaceptable”, explicó.

“Como la diferencia resultante entre la línea monumentada y trazada por las comisiones bilaterales y, la que debió haberse y trazado de manera correcta” con apego a los tratados de Guadalupe Hidalgo y La Mesilla.

De acuerdo con el senador, “estos errores fueron plenamente reconocidos en su momento por el coronel Barlow, director de la sección Americana en la remonumentación”.

En un informe, el funcionario estadounidense expuso que “el número de millas cuadradas de terreno de que México es privado en virtud de estos errores, fue aproximadamente como sigue: por el primer error, como de 30 millas cuadradas; por el segundo error, como 290 millas”.

En total, 320 millas cuadradas que equivalen a 82 mil 844 hectáreas, cifra aproximada a la que determinan otros estudios topográficos, explicó el senador.

Sin embargo, “las discrepancias por errores cometidos en el trazo primitivo, no fueron corregidos y están afectando a nuestro país en la retención de territorio nacional”.

En Sonora, el perjuicio es de 77 mil 678 hectáreas, según las investigaciones citadas por el legislador.

El viernes 9 de diciembre, el senador anunció la presentación de un Punto de Acuerdo, el cual fue publicado en la Gaceta de la Cámara de Senadores.

De esa manera, solicitó a la Junta de Coordinación Política “la creación de una comisión especial o autorice que una comisión ordinaria, en un plazo mínimo, analice y se le proporcionen los elementos jurídicos, técnicos y económicos para que se definan y, en su caso, se comprueben y revisen los límites territoriales entre México y los Estados Unidos de Norteamérica”.

Los siguientes son extractos del documento:

Para los intereses generales de nuestro País y, particularmente, para los de los Estados de CHIHUAHUA y SONORA, resulta de gran interés que de manera técnica y jurídica se deslinden los límites de los Estados Unidos Mexicanos con los Estados Unidos de América, para analizar si atienden, de manera correcta, a los puntos, rumbos, señales y mojoneras o monumentos fijados en los TRATADOS que al efecto se celebraron, así como en las revisiones que se llevaron a cabo posteriormente a la firma de los mismos.

Lo anterior, porque de acuerdo a investigaciones realizadas desde hace años, la colocación de algunos puntos y monumentos topográficos, así como la determinación de los respectivos rumbos y distancias que fueron establecidos por las Comisiones bilaterales que para ese efecto se constituyeron, no corresponden a las especificaciones técnicas definidas en aquellos TRATADOS, lo que representa para nuestra patria una pérdida física territorial estimada en 84,757 hectáreas (845 km2).

Ciertamente existió un plazo para que los países celebrantes se inconformaran con los aspectos definidos en cuanto a la delimitación del territorio de ambos países, sin embargo, no se trata de cuestionar los límites convenidos en aquellos TRATADOS y sus posteriores revisiones, sino de la precisa ejecución física de los acuerdos, así como de localización de los puntos pactados, y colocación de mojoneras o monumentos en dichos puntos, que provocan una retención indebida por el país vecino de una superficie enorme de su territorio original.

Las consecuencias de los errores e imprecisiones que se cometieron en la ubicación geométrica de algunos vértices, que definen el trazo de las líneas geodésicas, que conforman la delimitación terrestre entre las dos Naciones para el espacio entre el Río Bravo y el Río Colorado, originaron la referida merma inaceptable, como la diferencia resultante entre la línea monumentada y trazada por las Comisiones y, la que debió haberse monumentado y trazado de manera correcta con apego a los TRATADOS DE LÍMITES.

Estos errores fueron plenamente reconocidos en su momento por el Coronel Barlow, Director de la sección Americana en la remonumentación que en su informe señaló: “el número de millas cuadradas de terreno de que México es privado en virtud de estos errores, fue aproximadamente como sigue: por el primer error, como de 30 millas cuadradas; por el segundo error, como 290 millas”. En total 320 millas cuadradas que equivalen a 82,844 hectáreas, cifra aproximada a la que determinan otros estudios topográficos, a los que adelante haré referencia.

Hay DOS FRONTERAS: una, señalada en el terreno, acusando tres importantes errores en tres esquinas o vértices y dos líneas con direcciones astronómicas equivocadas, otra, la que figura en los mapas elaborados y dibujados por los comisionados que declararon, erróneamente, lo ahí plasmado, como la verdadera línea divisoria de las dos Repúblicas, determinada conforme lo acordado en los Tratados de límites.

***

El TRATADO DE LA MESILLA fue ratificado por los Gobiernos de los dos Países el 4 de Agosto de 1854.

Los trabajos de campo, medición, señalamiento y elaboración de Planos y documentos finales, relativos al límite de las dos Naciones desde el Océano Pacífico hasta el Golfo de México, conforme a los TRATADOS de GUADALUPE HIDALGO y de LA MESILLA fueron concluidos el 25 de Junio de 1856.

El 14 de Agosto de 1896 la Comisión Internacional de Límites declaró haber terminado totalmente los trabajos de reconocimiento total de la línea divisoria establecida por la Comisión Primitiva de Límites entre los años 1848–1856, partiendo desde la desembocadura del Río Bravo hasta la Costa del Pacífico.

Los límites quedaron establecidos a lo largo de SEIS LÍNEAS LIMÍTROFES con 258 monumentos en total y, de los 53 monumentos primitivos se encontraron completos sólo 9, se reconstruyeron 34 y no se encontraron vestigios de 10.

De los resultados obtenidos en este RETRAZO DE LÍMITES se detectaron discrepancias en la ubicación geográfica de algunos vértices primitivos, especialmente en los correspondientes a los Monumentos Nos. 40 y 127, los cuales NO quedaron ubicados geográficamente conforme a los Tratados de Guadalupe Hidalgo y de La Mesilla.

Estas discrepancias por errores cometidos en el trazo primitivo, NO FUERON CORREGIDOS y están afectando a nuestro País en la retención de territorio nacional como a continuación se describe:

Para CHIHUAHUA: el monumento No. 40 que debía estar a 100 Millas (160,933 metros) del Monumento No. 1 situado en el cruce del PARALELO 31o 47’ con el centro del cauce del Río Bravo, por no corregir su ubicación en el retrazo, quedó desplazado con una distancia de 159,264.40 metros, por lo que existe un faltante de 1,739.6 metros para completar la distancia estipulada en los Tratados de Guadalupe Hidalgo y de La Mesilla lo que trajo como consecuencia error en la ubicación del Monumento No. 53 y la pérdida de territorio nacional por 8,345 Has. (Rectángulo de 1,739.6 x 49,928 metros).

Para SONORA el monumento No. 127 que debía estar en el cruce del PARALELO 31o 20’ CON EL MERIDIANO 111o por NO corregir en el retrazo su ubicación, quedó físicamente en el cruce del mismo paralelo pero con la línea MERIDIONAL 111o 04` 34.45” esto es, el monumento quedó desplazado 7,245.20 metros hacia el Oeste modificando en consecuencia el rumbo del AZIMUTAL DE SONORA que termina en el Monumento No. 205 y generando la pérdida de territorio nacional por 77,678 Has. (Polígonos: Triangular sobre el PARALELO 31o 20` yTrapezoidal sobre el AZIMUTAL DE SONORA.)

Estudios realizados desde hace tiempo señalan que existen discrepancias en las cinco líneas terrestres que conforman la frontera monumentada por la inicial Comisión de Límites, errores que dan saldo de territorio a favor y en contra, sin embargo la conclusión es que México resiste una indebida retención de territorio de su patrimonio principalmente por la determinación imprecisa de los Meridianos correspondientes a los Monumentos Nos. 40 y 127, Territorio Nacional inalienable en una superficie de 84,757 Hectáreas.

Es por lo anteriormente expuesto, que someto a la consideración de esta Soberanía la siguiente propuesta con:

PUNTO DE ACUERDO

PRIMERO. Se solicita respetuosamente a la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, para que en el ejercicio de sus atribuciones, apruebe la creación de una Comisión Especial o autorice que una Comisión ordinaria, analice y provea los elementos jurídicos, técnicos y económicos para que se definan, y en su caso, se comprueben y revisen los límites territoriales entre México y los Estados Unidos de Norteamérica, determinando con precisión topográfica, satelital y documental lo expuesto en las consideraciones del presente punto de acuerdo.

SEGUNDO. Que por las conclusiones derivadas del análisis de la Comisión Especial se acuerden y establezcan, en su caso, la estrategia jurídica y legislativa que permita hacer valer el derecho de la Nación sobre los territorios que le correspondan y se proceda por la vía diplomática y ante las instancias idóneas, en debida coordinación y acción conjunta con el Poder Ejecutivo Federal.

TERCERO. Quela Comisión Especial rescate de los archivos nacionales, las notas diplomáticas que sobre la materia se presentaron en su momento ante el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, por instrucción girada por el Presidente Porfirio Díaz al Ministro Plenipotenciario de México en Washington, Don Matías Romero, el 9 de agosto de 1897, y que las mismas se hagan valer en lo que corresponda con los estudios técnicos arriba solicitados.

CUARTO. Se haga llegar al Gobierno de los Estados Unidos de América la necesidad imperiosa de que reubique cercos, barreras, muros y cuanto elemento de distinción de fronteras haya fincado sobre líneas que no corresponden a los límites acordados por ambas naciones en los Tratados de Límites respectivos.

QUINTO. La Comisión Especial, deberá confirmar en un acto de justicia los méritos de los comisionados y agrimensores que en un heroico esfuerzo, luchando contra todos los elementos geográficos, meteorológicos y de limitación financiera, cumplieron patrióticamente durante más de cinco años con la tarea que se les encomendó. Lo anterior a fin de que el país honre su memoria y perdure el registro de su esfuerzo como ejemplo para las nuevas generaciones, específicamente de estudiantes de ingeniería y topografía. También, se incluya en la lista al señor Ingeniero Leonardo Heiras Arzolarza, que por más de 20 años a finales del siglo XX, investigó a detalle orígenes y circunstancias del problema, siendo sus estudios base documental para la presentación de este Punto de Acuerdo.

SEXTO. Solicitar como medida precautoria y con las previsiones y la debida ponderación que el caso requiere, se atienda el problema que significa la construcción de un muro fronterizo, que si en el momento actual se está levantando sobre linderos que bajo el supuesto de lo expresado en este punto de acuerdo, están fuera de lugar, se proceda a la brevedad posible, considerando los Estudios de la Comisión aquí propuesta, para evitar que el error en la definición de la línea este llevando una edificación, no sólo inconveniente, sino además incorrecta, indebida, injusta e ilegal, que segregaría físicamente una vez más, una fracción del suelo patrio, segregación inadmisible para esta generación, a la luz de la evolución favorable que ha tenido los derechos humanos y de las naciones al siglo XXI.

Commentarios

Tal vez te interese...

Llevan a juicio a presunto asesino de la periodista Miroslava Breach

En un hecho inédito, un juez de Chihuahua dictó auto de vinculación a proceso a …

Powered by themekiller.com